Teresita Jiménez

BIO:
Teresita Jiménez, nació en Santiago de Chile (1992), estudió Artes Visuales en la Pontificia Universidad Católica (2016) y Pedagogía en Enseñanza Media para licenciados en la Universidad de los Andes. (2017). A lo largo de su carrera artística, ha profundizado en la práctica y teoría de la fotografía, participando en diversos cursos y talleres de dicha temática, entre los que destacan “Fotografia Digital Nivel 1” (2014), “Fotografía Digital Nivel 2” (2015), ambos en la Universidad Andrés Bello, y el Seminario “Lo fotográfico en la Contemporaneidad” dictado en la Galería Patricia Ready (2018). A finales del año 2017 participó de la feria ArtWeek. A comienzos del año 2018, asistió tres semanas a una residencia en Proyecto ACE, Buenos Aires, donde aprendió la técnica de fotolitografía y finalizó con una exposición a la que tituló “Divina Presencia”. Durante el mismo año, desarrolló una membresía en el Taller Aguafuerte y expuso en la feria Art Stgo realizada en el GAM (centro cultural Gabriela Mistral). Paralelamente a estado realizado fotografía análoga, fotografía digital, collage con fragmentos de imágenes fotográficas personales y grabado. Actualmente cursa un Diplomado en Estética y Filosofía en la Pontificia Universidad Católica.

STATEMENT:
La temática principal de la obra, es la naturaleza y el hombre. Naturaleza como elemento digno de contemplación, y hombre como ser expectante. Existe un proceso de recolección de materiales para la elaboración de la obra, donde se hace un recorrido que incluye un momento consciente de contemplación. Así mismo, para la artista, esto ocurre en la fase del registro fotográfico. Donde la cámara funciona como cápsula del tiempo, donde la fotografía se transforma en una experiencia capturada. Dicha experiencia busca ser reproducida en la obra, donde se invita a la meditación, al reconocimiento, la interpretación y la significación. Se hace un llamado a mirar, mirar la naturaleza. “Al enseñarnos un nuevo código visual, las fotografías alteran y amplían nuestras nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar. Son una gramática y, sobre todo, una ética de la visión.” (Sontag, 1973).